Activistas de Bielorrusia han informado de una serie de redadas en clubes gay, tras el intento de un grupo de derechos LGBT de registrarse para su reconocimiento oficial como ONG.

Aunque Bielorrusia despenalizó la homosexualidad en 1991, la homofobia sigue creciendo y las actitudes hacia las personas homosexuales son comparables a las de Rusia, donde el Estado está considerando la adopción de leyes anti-gays a nivel nacional.

El activista gay Nasta Senyuhovich declaró a Associated Press: “En el siglo XXI, en el centro de Europa nos vemos obligados a demostrar al gobierno que la homosexualidad no es una enfermedad ni un crimen.”

El grupo de Derechos LGBT GayBelarus defendió su postura cuando solicitó que su organización fuera oficialmente registrada como ONG a principios de este año. Sin el registro la organización no puede operar legalmente. En enero supieron de que su solicitud había sido rechazada.

En un comunicado en la página web de GayBelarus, se incluyó la carta de rechazo por parte del Ministerio de Justicia, que argumentó que la solicitud fue rechazada debido a que “la organización no tiene en sus estatutos las cláusulas sobre el apoyo a la madurez social y el desarrollo integral de la juventud bielorrusa.”

Siarhiej Androsienka, presidente de GayBelarus, dijo que tras la solicitud la policía llevó a cabo una redada en el Club 6A, un club gay en Minsk, el 11 de enero. Los presentes fueron alineados contra una pared y grabados en video indicando sus nombres, direcciones y ocupaciones.

Androsienka cree que la policía estaba utilizando tácticas intimidatorias en respuesta al intento de GayBelarus de hacer más visibles las personas LGBT en Bielorrusia.

“Fue más como una operación especial contra los criminales”, dijo Androsienka. “Por supuesto, esta acción estaba destinada a asustar e intimidar a los que se atrevieron a proclamar públicamente su homosexualidad en Bielorrusia”.

El 12 de enero un ataque similar tuvo lugar en Vitebsk, y dos semanas más tarde, policías vestidos de civil allanaron el Club 6A por segunda vez. En esta última ocasión 40 personas fueron detenidas. Los presentes afirmaron que el trato de la policía fue “duro”.

Androsienka dijo que GayBelarus seguirá trabajando por los derechos de gays sin registro.

El Presidente Lukashenko, que ha gobernado Bielorrusia durante 18 años y ha sido descrito como el “último dictador de Europa”, dijo en 2012 que “es mejor ser un dictador que gay”.

En 2010 un pequeño grupo de 20 manifestantes desafiaron la prohibición mediante la celebración de un evento de Orgullo Eslavo en Minsk, pero fueron dispersados ​​por la policía.

Fuente: PinkNews

Deja un comentario

Your email address will not be published.