La Confederación Española LGBT COLEGAS acusa a la FIFA (Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol) de tener un doble rasero respecto a la homofobia en el Fútbol, tras no sancionar los reiterados gritos homófobos de “puto” por parte de los aficionados mexicanos al fútbol, o los abucheos e insultos de “viado” (“maricón” en portugués) a Diego Costa (jugador de origen brasileño de la Selección Española de Fútbol), entre otros comportamientos homófobos en el Mundial de Futbol 2014 en Brasil.

COLEGAS como miembro de la Red Europea Contra la Intolerancia y Discriminación en el Fútbol (FARE) ha envíado una carta de protesta a la Embajada de México en España por los gritos homófobos de “puto” por parte de los aficionados mexicanos al fútbol, y en apoyo a los LGBT mexicanos. La FIFA abrió un expediente disciplinario tras las denuncias de FARE de los gritos reiterados de “puto” por parte de la aficción mexicana, pero cerró el tema sin ninguna sanción de ningún tipo a México argumentando de que no se trataba de ningún insulto y de que no había intención de insultar sin dar más explicaciones.

Desde COLEGAS no aceptamos argumentaciones y excusas de que la palabra ‘puto’ no es un insulto o le restan importancia, ya que de hecho se corresponde con el muy español insulto de ‘maricón’, donde no cabe duda de que se usa de forma insultante, ofensiva y denigratoria para atacar a las personas homosexuales, que lo parecen o que tienen comportamientos cobardes o femeninos. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española lo tiene muy claro cuando recoge en su primera acepción de que ‘puto’ es un adjetivo que se usa como ‘calificación discriminatoria’”, ha declarado Paco Ramírez, presidente de COLEGAS, en la misiva envíada a la Embajada de México.

Lo que se defiende no es una pretendida ‘libertad de expresión’ o un falso ‘derecho al insulto’ defendido por muchos mexicanos. La violencia verbal es necesario erradicarla de todas las facetas de la vida, y lo único que muestra es el machismo directo, la homofobia soterrada y la violencia discriminatoria y humillante que vive tan a diario la sociedad mexicana que no reflexiona sobre el verdadero significado de unas palabras que son usadas como cuchillos hacia los sectores más débiles de la sociedad y que representan una diversidad que es rechazada y vilipendiada”, continúa Ramírez.

También hay quien ha querido justificarlo como un grito desenfadado, lúdico y divertido. Ni es una diversión ni un juego, y las decenas de homosexuales y transexuales asesinados violentamente en México muestran que no es una broma y que hay que tomarse en serio este tema por parte tanto de las autoridades y la propia sociedad mexicana”, declara Ramírez.

Otros se defienden en que es una larga tradición ‘made in México’ y de que se ha usado durante años. Por tradición y costumbre se han justificado los más viles asesinatos, violencias y hasta genocidios. México debería estar más orgullosa de su rica gastronomía, la diversidad de sus pueblos y costumbres, su milenaria historia y no de perpetuar una violencia verbal discriminatoria e insultante. Por tradición se asesina a homosexuales en muchos lugares del mundo, y por tradición se realizan miles de ablaciones de clítorix a niñas por todo el globo, y por tradición se hacen tantas barbaridades muchas veces justificadas por la violencia verbal”, concluye Ramírez en su carta.

COLEGAS ha criticado duramente a la FIFA por el doble rasero que tiene con la homofobia y en cambio combate sin tregua al racismo. “La homofobia es tan denigrante y discriminatoria como el racismo y la intolerancia en general en el fútbol. La doble vara de medir los insultos en el fútbol no puede seguir por más tiempo, no podemos tener insultos de primera clase (racistas) e insultos de segunda clase (homófobos). La homofobia al igual que el racismo son dos formas de odio a las que debe aplicarse tolerancia cero y que no deben estar presentes por más tiempo en las competiciones deportivas. Es obligación de la FIFA lograr erradicar cualquier hecho discriminatorio e intolerante tanto en los estadios, como en los vestuarios y en el mundo del fútbol en general”, ha declarado Paco Ramírez, presidente de COLEGAS.

Desde COLEGAS acusamos a la FIFA de ser unos malos actores y de haber interpretado un mal papel en el ‘teatrillo’ del expendiente sancionador a México. ¿No será una coartada para evitar las acusaciones de homofobia y de que los próximos Mundiales de Fútbol tendrán lugar en dos países netamente homófobos como Rusia y Catár? Estos hechos contradicen la promesa realizada por la FIFA de luchar contra todos los tipos de discriminaciones en este Mundial 2014 de Brasil, realizadas por su presidente Joseph Blatter, de todos recordado por sus infaustas advertencias a los homosexuales de abstenernos de tener sexo en el Mundial de Catar. Sin duda Blatter merece el calificativo de ‘puto’, por supuesto en la acepción de ‘cobarde’ que tanto gusta a la propia FIFA”, acusa Ramírez.