El Ministerio de Exteriores debe hacer llegar una queja formal ante el gobierno de Uganda por esta persecución de personas únicamente por su orientación sexual o identidad de género..

La Confederación Española LGBT COLEGAS se muestra alarmada ante la espiral de violencia y asesinatos de LGBT en Uganda como muestra la reciente lapidación de 6 personas LGBT en la Uganda rural.

Según informan dos organizaciones de ayuda a LGBT: “Safe Passage Fund” que es una organización que ayuda a LGBT perseguidos, y la organización quáquera con base en Washington “Friends New Underground Railroad” (FNUR), una iniciativa internacional de ayuda a los LGBT de Uganda, en la primera semana de Agosto, fueron asesinadas 6 personas LGBT mediante lapidación, de las que 3 eran hombres gays, 2 lesbianas y una mujer transexual. Un superviviente de la lapidación, aún respirando, fue ultimado rociándolo de gasolina y prendiéndole fuego.

También informa que un séptimo hombre gay de 28 años fue atacado el pasado 5 de Agosto en otra zona del país por un grupo de vigilantes rurales y murió días después debido a las heridas, ya que se le denegó asistencia médica al no poder costearla. Existen fotos que muestran al hombre en el suelo de la calle, con la cara y el cuello chorreando de sangre.

Todo esto se ha producido tras la anulación por defectos de forma por parte del Tribunal Constitucional de Uganda de la infausta Ley antihomosexualidad puesta en vigor el pasado Febrero de 2014 por parte del presidente ugandés Yoweri Museveni. El gobierno de Uganda ha declarado que recurrirá la sentencia y que impulsará una ley antihomosexualidad algo menos dura que la aprobada y anulada. 215 diputados de los 375 miembros del Parlamento ya han firmado una petición para reintroducir de nuevo la ley antihomosexualidad.

Los LGBT de Uganda siguen huyendo de su país hacia los campos de refugiados de la vecina Kenia, y desde el mes de Abril 448 LGBT de Uganda con la ayuda de varias organizaciones internacionales han huído a otros países como Sudáfrica, Ruanda, Canadá, Suecia, Holanda, Noruega, Francia, Irlanda, Dinamarca y Alemania. Según el Grupo de Minorías Sexuales de Uganda (SMUG) informa de que en los cinco primeros meses de 2014 los ataques a LGBT, incluyendo raptos y torturas se han incrementado en un 750%. Los suicidios de jóvenes LGBT siguen incrementándose día a día, a lo que se une la denegación de sus entierros por parte de las iglesias o la comunidad, donde incluso son sacados de sus tumbas y tirados en plena calle. También se habla de incendios generalizados de casas de LGBT con ellos dentro.

Desde COLEGAS estamos muy preocupados por la precaria situación de los LGBT en Uganda. El clima de crispación, chantaje, acoso y “caza de brujas” de homosexuales se ha incrementado exponencialmente con la nueva ley, y no ha cesado tras la anulación de la infame ley, de hecho la espiral de violencia y acoso contra los LGBT de Uganda parece imparable”, ha declarado Paco Ramírez, presidente de COLEGAS.

Desde COLEGAS hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a que actúe de inmediato denunciando este LGBTcidio lento que está realizando Uganda sin que el gobierno ugandés trate de impedir la ola de ataques y violencia. Con o sin ley antihomosexualidad Uganda está fomentando una homofobia de estado usando la religión y el control social como excusa para eugenizar a la sociedad de las personas LGBT. El gobierno de España y la Unión Europea tienen que exigir de forma urgente a Uganda que respete los derechos humanos y que proteja a su población LGBT de este exterminio social. Sólo la presión internacional y condicionar la concesión de ayudas al desarrollo a Uganda ligándolas a un mejor cumplimiento de los derechos humanos, mediante las amenazas de sanciones y la retirada o congelación de las ayudas, podrá conseguir que Uganda intervenga deteniendo esta matanza de LGBT sin precedentes desde el régimen nazi”, mantiene Paco Ramírez.

Desde COLEGAS le pedimos al Ministerio de Exteriores que se implique más en esta lucha internacional contra la homofobia y el fomento del odio, y que no continúe anteponiendo los intereses meramente mercantilistas a los derechos humanos. El Ministerio de Exteriores debe hacer llegar una queja formal ante el gobierno de Uganda por esta persecución de personas únicamente por su orientación sexual o identidad de género”, finaliza Ramírez.

Más información sobre noticia: