COLEGAS ha remitido una copia de la carta a la Embajada de Estados Unidos y ha solicitado una reunión con el embajador de Estados Unidos en España, James Costos

La Confederación Española LGBT COLEGAS denuncia ser objetivo de la organización estadounidense homófoba “Americans for Truth”, de la que ha recibido varias cartas reprobatorias por la lucha contra la homofobia en España.

“Americans for Truth” dedicada a “exponer y contrarrestar la agenda activista homosexual” según su página web, y es una de las principales organizaciones estadounidenses que se dedican a fomentar el odio contra los homosexuales y a impedir y paralizar cualquier iniciativa contra la discriminación LGBT, y el reconocimiento de las uniones homosexuales y del matrimonio igualitario en Estados Unidos.

En una carta recibida esta semana firmada por su presidente y fundador Peter LaBarbera, se recrimina a COLEGAS por presentar una demanda reciente contra el cardenal Fernando Sebastián y otra en 2009 contra la profesora de Bioética de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), Gloria María Tomás y Garrido, por presentar la homosexualidad como una “enfermedad”. La organización fundamentalista quiere recordar a COLEGAS que “la verdad no es odio” y que “han condenado a figuras públicas respetables por decir cosas que ellos consideran ciertas y que de hecho, son verdad”. Entre otras acusaciones mencionan el hecho de que los homosexuales “usan a otros hombres como mujeres” y “a mujeres como hombres” “desafiando a la naturaleza, a la moralidad, a la normalidad e incluso a la salud”.

También acusan de delatora a la organización LGBT por “ir corriendo al gobierno como un niño pequeño que corre hacia su madre para exigir el castigo de su hermano”, y que deberían ser valientes y defender el “estilo de vida” homosexual. Según ellos han sido los homosexuales los que difunden el sida en Estados Unidos, siendo más de la mitad de las víctimas siendo sólo el 2% de la población, con los consiguientes gastos en medicación. Preguntan si esta proporción es diferente en España.

Continúan con argumentos sobre que la homosexualidad no es innata, sino “un trauma, generlamente a una edad temprana, o debido a una carencia emocional”. Y por ellos acusan a los activistas de “difamar” a las personas que defienden estos argumentos. Terminan diciendo que en su país “usan la política y no la ciencia” para imponer un “estilo de vida en el que todo no es tan color de rosa”.

“Desde COLEGAS estamos muy orgullosos de haber llamado la atención de esta organización fundamentalista y hómofoba, porque quiere decir que vamos en la buena dirección y que nuestras actuaciones de lucha contra los mensajes de odio y discriminación están funcionando y tienen su impacto y difusión a nivel internacional. Nos enorgullece convertirnos es un referente allende nuestras fronteras, y nos enorgullece no callarnos ante la discriminación y la intolerancia y denunciarlas, y animar a que se denuncien, puesto es la única forma de que no queden impunes y terminar con el recorrido cíclico del mensaje del odio y la intolerancia. Efectivamente la verdad no es odio, pero es odio cuando se manipula la verdad o se miente. Más que ‘Americanos por la verdad’ deberían llamarse ‘Americanos por el Odio’”, ha declarado Paco Ramírez, presidente de COLEGAS.

“Le recomendamos a esta organización que se asesore científicamente, y que es precisamente usando ciencia combatimos ideas estereotipas y generadoras de odio como las suyas. Las leyes en nuestro país como en cualquier otro están para ser usadas, y hacemos uso de nuestro derecho y deber como ciudadano para denunciar cualquier actuación discriminadora en España”, ha agregado Paco Ramírez.

“Usar medias verdades y estadísticas amañadas no les puede permitir afirmar que los homosexuales provocamos el SIDA en el mundo. Hace años que se ha demostrado que no son poblaciones determinadas las que causan esta pandemia mundial, sino las prácticas de riesgo que realizan las personas independientemente de su orientación sexual, su raza, su procedencia o cualquier otro rasgo diferenciador”, continúa Ramírez.

“Tampoco tenemos un trauma infantil, ni hemos sido violados, o no nos han querido en nuestra familia. Les recomendaría que se actualizaran a la ciencia del s. XXI y dejen de basar su ideología en una ciencia decimonónica y anticuada, continuadoras de una ideología que no tiene cabida en una sociedad moderna como la de Estados Unidos o España”, pondera Ramírez.

COLEGAS ha escrito una carta en respuesta a la recibida esta semana, y además ha enviado una copia a la Embajada de Estados Unidos en Madrid y esperan tener una reunión con James Costos, un embajador que está en las antípodas de esta organización fundamentalista, y que valora enormemente la diversidad en la sociedad estadounidense y española.