La Confederación Española LGBT COLEGAS pide más respeto a la Conferencia Episcopal Española para los nuevos modelos familiares, tras las últimas declaraciones de su portavoz Juan Antonio Martínez Camino.

En una reciente entrevista, el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, ha exigido una ley diferente para los matrimonios homosexuales, alegando que su mera existencia “destruye el matrimonio de todos”. También ha recordado algunas antiguas declaraciones del actual Papa Francisco, cuando era el cardenal Bergoglio indicando que el matrimonio homosexual era “un mal diabólico”.

Desde COLEGAS queremos exigir a la Conferencia Episcopal una vez más respeto hacia las familias de gays y lesbianas, aclarándole que tras 8 años de la existencia de la Ley de Matrimonio Igualitaria, la familia tradicional no se ha destruído, sino que se ha enriquecido con la creación de muchas nuevas familias ofreciendo un nuevo revulsivo hacia la figura del matrimonio. Una ley aparte o diferente sólo hubiera contribuido a un apparheid familiar diferenciando entre matrimonios de primera y segunda clase. La diversidad es riqueza, y si la Iglesia Católica se acercara más hacia la sociedad actual, podría paralizar la sangría de fieles que lleva años sufriendo.

El Papa Francisco ya recriminó a la jerarquía católica obsesionada únicamente con los temas de la moral sexual, anteponiendo los problemas más acuciantes que tiene la sociedad actual como son la pobreza y la injusticia mundial. Es precisamente esta brisa de aire fresco la que necesita la Iglesia para enfocarse en los verdaderos problemas, y la Conferencia Episcopal Española debería asumir estos postulados para transformar la sociedad y dejar de anteponer temas de moral sexual, para cambiar su situación en España y en el mundo.

El enfoque del Papa es sutil, pero ha cambiado sus prioridades y sus valores desde que años atrás fuese el cardenal Bergoglio que luchaba por imponer una moral sexual a la sociedad argentina. Sin duda contribuirá a conseguir una Iglesia más abierta e inclusiva. Este discurso de moderación y de cambio de estrategia es el que necesita la Iglesia Española en estos momentos. Necesitamos más respeto a la diversidad y menos ataques. Más centrarse en los problemas de la sociedad española y no obsesionarse con la moral sexual. En definitiva, necesitamos más Papas Franciscos y menos cardenales Bergoglios”, ha declarado Paco Ramírez, presidente de COLEGAS.