Estos días sale a la venta la 23ª Edición de la actualización del Diccionario de la Real Academia de la Lengua. La Confederación LGBT Española COLEGAS agradece a la RAE que incluya cambios en su 23ª Edición del Diccionario que eliminan carga negativa en algunas palabras e incluyen otras que afectan a la comunidad LGBT.

Es muy satisfactoria que la palabra matrimonio incluya una acepción para “matrimonio homosexual”: “En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses”. Aunque nos parece hubiera sido mejor poner una acepción principal más general que incluyera el matrimonio igualitario.

Es de agradecer que del insulto “maricón” desaparezca la acepción de “sodomita”, y que la “sodomía” se practique y no se cometa (como si de un pecado o falta se tratase). El artículo “gay” contiene frases positivas y normalizadoras (“sus mejores amigos son gais”, “celebraron el día del orgullo gay”). Se incluye la culturación de la palabra “safismo” como sinónimo de “lesbianismo”.

Desde COLEGAS creemos que es un avance en el camino adecuado eliminar acepciones discriminatorias en el Diccionario de referencia entre los hablantes del español, actuando sobre palabras y acepciones machistas o que afectan o continúan invisibilizando a la comunidad LGBT. Sin embargo hay muchas palabras y expesiones habituales dentro de la población LGBT que aún no se han incluido: LGBT (y las diversas siglas como GLBT o LGTB,…), transgénero, cruising, cancanear, ambiente gay, salir del armario, outing, bullying, unión civil, pareja de hecho, intersexo, queer, drag queen,…”, ha declarado Paco Ramírez, presidente de COLEGAS.

También consideramos lamentable que se incluya la palabra ‘seudohermafrodita’ para nombrar a las personas intersexuales, una acepción muy insultante y realmente caduca”, añade Ramírez.

A la vista de la irrupción en la sociedad del matrimonio igualitario exiten ciertas palabras usadas normalmente que no se adecúan a la nueva realidad porque no permiten en su actual acepción adaptarse, como las palabras ‘nuera’ y ‘yerno’. La acepción de ‘pareja’ contempla especialmente la formada por un hombre y una mujer, y no como debería la de dos personas con una relación sentimental”, agrega Ramírez.

Esperamos que el próximo Diccionario de la Real Academia de la Lengua sea más inclusivo y diverso, y se vayan eliminando cargas negativas en palabras y acepciones, que aún mantienen la discriminación y los estereotipos en el lenguaje del día a día, y la diversidad de la sociedad vaya consiguiendo el hueco que merecen”, concluye Ramírez.