La Confederación Española LGBT COLEGAS condena duramente la propuesta realizada por Kuwait para la imposición de “pruebas médicas” que eviten la entradas de homosexuales extranjeros en los países del Golfo.

Según la propuesta presentada ante el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) este pasado 7 de octubre por Yousuf Mendkar, director de Salud Pública del Ministerio de Salud de Kuwait, se le prohibirá la entrada automáticamente a toda persona considerada homosexual, transgénero o travestida tras haberle practicado una «prueba médica».

¿En qué consisten esas “pruebas médicas”? Se trata sencillamente de exámenes rectales visuales para dictaminar si han tenido relaciones anales, que no están contrastadas científicamente, y que en todo caso sólo delatarían a los homosexuales pasivos. Son unas pruebas humillantes y una violación física, y son utilizadas como arma de presión para que los homosexuales confiesen ante la amenaza de un castigo. Hay varios países de la Oriente Próximo que llevan varios años usándolas como Líbano.

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) lo componen además de por Kuwait, por Baréin, Omán, Cátar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Las relaciones homosexuales consentidas entre adultos son ilegales en Kuwait y se sancionan hasta con 10 años de prisión, y en Catár con hasta 5 años. En Arabia Saudí es aún peor ya que pueden castigarse incluso con la pena de muerte. Por lo que se refiere a Emiratos Árabes Unidos, el castigo habitual es la deportación. En Baréin, han impulsado una iniciativa contra los homosexuales, incluyendo medidas más estrictas de inmigración y deportación. Hace 2 años fueron arrestados 127 personas, principalmente de países del Golfo, por organizar una “fiesta depravada y decadente”.

Desde COLEGAS consideramos que este tipo de medidas son además de discriminatorias, humillantes y que atenta duramente contra las libertades fundamentales de las personas, además de ser altamente lesiva contra el derecho a la libertad de movimiento de las personas.

Desde COLEGAS llamamos a un boicot contra el patrocinio de equipos deportivos españoles por parte de estos países, donde existe un nulo respeto de los derechos humanos en general, y de los homosexuales en particular. Criticamos duramente hace tiempo la elección de Cátar como sede del Mundial de Fútbol de 2020 como inapropiada, y que traería consecuencia hacia los deportistas y los seguidores homosexuales de los equipos de fútbol. Se trata de una mala decisión que demuestra que a la FIFA le interesa más sus ingresos e intereses corporativos que el respeto a los derechos humanos. Y los equipos deportivos españoles que aceptan la financiación de estos países, deberían rechazarla y demostrar que los derechos humanos y de los homosexuales les importa más que el dinero.

Además los equipos nacionales deberían plantearse seriamente acudir a un país que discrimina y humilla, y dónde si hubiera seguidores o jugadores gays podrían enfrentarse a serios y humillantes problemas. Por ello hacemos un llamamiento a un boicot activo contra el Mundial de Futbol de 2020 en Cátar, y animamos a ciudadanos, organizaciones e instituciones a que se sumen a esta iniciativa solidaria. España podría dar un buen ejemplo en el mundo si se negara a participar en el Mundial de Futbol en solidaridad con sus seguidores gays y lesbianas.