Cuatro años de prisión para dos agresores de una mujer transexual

 

El reciente delito de odio ocurrido el pasado mes de agosto en el polígono de Guadalhorce de Málaga, donde cuatro jóvenes propinaron una brutal paliza a una mujer transexual, se ha resuelto con la condena de dos de los agresores por delito de lesiones con agravante de odio, con dos años y un año y ocho meses de prisión respectivamente.

El Observatorio español contra la LGBTfobia, StopLGBTfobia, ha mostrado su satisfacción con la decisión del magistrado, y especialmente con la iniciativa de reconocer que la agresión estuvo “motivada por la condición sexual de la víctima”, traducida en el agravante de odio que se aplicó en la sentencia. “Consideramos esta resolución como ejemplar, y aún más en unos tribunales españoles que son poco dados a condenar con penas notables las agresiones a personas LGBT, reconociendo además el agravante de odio, que a pesar de encontrarse en el Código Penal, es aplicado por los jueces a cuentagotas”, declara Paco Ramírez, director del observatorio.

Ramírez toma además este ejemplo para alentar a los tribunales españoles a que tengan en cuenta este agravante de manera más sistemática, y a aprobar un Protocolo específico de actuación judicial en casos que involucren al colectivo LGBT u otras minorías discriminadas. “Es la única forma de luchar más eficazmente contra los delitos de odio”, añade.

Sin embargo, desde StopLGBTfobia se muestran críticos con la levedad del marco jurídico español en la condena a los menores de edad, como es el caso de los otros dos agresores. La condena para estos dos jóvenes todavía no está resuelta, pero Ramírez espera “que la minoría de edad no implique ni total impunidad ni un castigo tan leve como los habituales en la legislación española”.